CÓMO NEGOCIAR EN… COREA DEL SUR

Esta publicación se encuentra contenida dentro de mi libro Pequeña Guía Para el Viaje de Negocios que se encuentra ya a la venta por tan sólo 1,99€. Si te resulta interesante, puedes comprarlo aquí. También en formato PDF.

¿Cómo son?

Corea del Sur es, probablemente, uno de los países social, cultural y racialmente más homogéneos del mundo. La gran mayoría suele ser bastante etnocéntrica, y suele creer a su cultura y costumbres superiores a otras. Sin embargo, y debido a la guerra que separó la península de Corea entre el norte comunista (apoyado por China y la URSS) y el sur capitalista es uno de los países con mayor influencia de los EEUU, y la cultura de negocios no es una excepción en ello. Persiste aún un fuerte sentimiento nacionalista de unificación, por ambos lados.

Históricamente, siempre ha vivido a la sombra de las dos grandes potencias que le rodean (China y Japón) y han sido conquistados en varias ocasiones por éstas, imprimiendo un fuerte carácter nacionalista a su población. En un símil un poco tosco, podríamos decir que son algo así como los “polacos de Asia”, para que se entienda.

Actualmente, es uno de los países tecnológicamente más avanzados del mundo, donde predominan los sectores de la electrónica, naval y automoción, que son exportados y reconocidos en todo el mundo (Samsung, LG, Hyundai, Kia, etc.) son productos con un precio ajustado al estilo chino, pero incorporan una innovación tecnológica a la japonesa. Han combinado, en ese aspecto, lo mejor de quienes lo rodean.

Es además un país que está de moda, actualmente está viviendo un boom cultural internacional con el K-pop (boybands y girlbands coreanas) y los doramas (series de tv coreanas) y comienzan a ser internacionalmente muy reconocidos.

Por todo lo anteriormente dicho, es un país llamado a grandes cosas ahora y en el futuro.

Hechos generales a tomar en cuenta:

  • Es típico que las grandes multinacionales coreanas se dediquen a varios sectores que no tengan nada que ver entre sí (Daelim fabrica motocicletas y sanitarios, por ejemplo). Estas multinacionales reciben el nombre de Chaebol o conglomerados.
  • La actividad de negocios se concentra en Seúl, probablemente no será necesario viajar a otras zonas del país.
  • Si se lo está preguntado, el perro ya hace tiempo que dejó de consumirse habitualmente y solo lo ofrecen en algunos restaurantes concretos, y sólo si se pide expresamente. Es mejor no comentar esto allí pues es una cuestión espinosa y podrían sentirse ofendidos.
  • La fecha se escribe justo al revés que aquí. Es decir Año/Mes/Día.
  • Los apellidos se repiten mucho (los más comunes son Kim, Lee y Park). Esto no quiere decir que las personas que compartan apellido tengan necesariamente relación de parentesco, sino que hacen referencias patronímicas del pasado.
  • Empujar (sobre todo en el metro) no es sinónimo de mala educación y no debe violentarse por ello. Un coreano difícilmente se aparta de su camino para dejar paso cuando va a pie.
  • Sorber la comida (en especial la sopa) tampoco es sinónimo de mala educación, sino más bien señal de que te gusta la comida. No se sorprenda si alguien a su alrededor lo hace.
  •  Si no soporta el picante, tenga cuidado. La mayoría de la comida coreana lo es. Para evitarlo, huya de todas las comidas con color rojo. En su lugar, puede pedir 불고기 (pronunciado bulgogi) que es ternera marinada en salsa, pero no picante.
  • Es normal que el agua sea gratis en casi todos los restaurantes y venga, o bien en botellas de plástico, o bien en máquinas surtidoras (similares a las existentes en las oficinas) en las que habremos de servirnos por nosotros mismos. En algunos sitios más tradicionales sustituyen el agua por té de cebada, especialmente en verano (se toma frío).
  • La cerveza también es de consumo habitual y a veces se mezcla con soju, que es la bebida tradicional coreana, un licor de arroz similar al sake japonés.
  • En los restaurantes, no es costumbre dejar propina. En algunos puede que incluso se sientan ofendidos por ello si insiste.

Primeros contactos:

  • La forma de saludar es una leve inclinación de la cabeza y estrechar la mano. Apoyar la mano izquierda en el brazo de la persona a la que saludamos puede denotar confianza.
  • El orden de los nombres es al revés que el nuestro, es decir, el apellido suele colocarse delante del nombre.
  • Cuestionar sus costumbres o su forma de vida puede ser recibido como un insulto.
  • No haga referencia a la guerra de Corea, ni referencias a Japón o a Corea del Norte.
  • No los compare tampoco con los japoneses de ninguna forma.
  • Los mejores temas para hablar son el éxito de su economía y deportes como el fútbol, el montañismo y el taekwondo (pronunciado tekkuondó).
  • Si un coreano se ríe mucho, es posible que sea una reacción a confrontar una situación embarazosa.
  • Los coreanos suelen ser muy humildes, hacerle algún elogio puede avergonzarlos.
  •  Las comidas y cenas de empresa son habituales, aunque se usan más para conocerse mutuamente que para hablar de negocios.
  • Los regalos son práctica habitual, asegúrese de dar algo de mayor valor al superior o persona al mando. Mantener el status es muy importante.
  • No se debe regalar algo coreano o japonés, es mejor algo de nuestra procedencia.
  • Es conveniente evitar regalos, o logos de empresa con imágenes de perros, ya que lo considera un animal sucio.
  • El regalo no suele abrirse en presencia de quien lo regala.

La hora de negociar:

  • A la hora de negociar, las prácticas usadas en Japón pueden ser extensibles a corea, pero de nuevo, evite compararlos.
  • La forma más aconsejable de entrar en el mercado es con un agente comercial autorizado por el gobierno.
  • Su equipo de negociación debe tener un rango similar al de la otra parte. El status es muy importante.
  • Es muy duro llegar a acuerdos con ellos, pero una vez conseguidos, mantienen la promesa y son inamovibles en sus compromisos.
  • Son bastante directos e individualistas, en contraste con los países de su entorno.
  • Asegúrese de que comprenden bien sus exposiciones pero sea sutil porque si pregunta directamente pueden sentirse ofendidos.
  • Si utiliza traductores, cuando exponga sus argumentos mire a sus potenciales clientes y no al traductor.
  • No se sorprenda si preguntan lo mismo varias veces, sólo quieren asegurarse de que lo han entendido bien.
  • No sea agresivo ni pierda los nervios, para que la negociación de sus frutos ha de ser persistente y tenaz.
  • El respeto y la confianza mutua son claves para el éxito en el negocio.
  • Se aconseja llevar una primera oferta ambiciosa para tener margen a la hora de rebajar nuestras pretensiones.
  • No admiten modificaciones a lo acordado. El pacto es sagrado y no se rompe.
  • Si bien las negociaciones suelen avanzar lento, una vez se llega al acuerdo, se exige mucha rapidez en el cumplimiento.

Con este apartado cierro finalmente la serie de “Cómo Negociar en…?” que es tan sólo una pequeña muestra de lo que puedes encontrar en mi libro Pequeña Guía Para el Viaje de Negocios, para mí Corea del Sur es algo muy especial porque forma parte de mi vida, ya que allí viví durante 4 meses como alumno de intercambio durante la realización de mi máster. Me gustaría para terminar que mis lectores comentaran lo que quisiera acerca de sus experiencias en Corea del Sur o en Asia, que es un continente fascinante.  Yo por mi parte lo único que puedo decir es que fue un viaje que cambió mi vida para siempre y que cada minuto de estar allí se aprendían cosas nuevas. Siempre recomiendo viajar porque es una forma de expandir nuestra mente y liberarnos de muchos de nuestros prejuicios y complejos, y cuánto más diferente sea el país al nuestro, más lo notaremos.

Como bien dijo el maestro Cervantes “Quien mucho anda y mucho lee, mucho sabe y mucho ve”. Se nota que sabía de lo que hablaba.

Anuncios

Un comentario

  1. Muy interesante y muy completo. También estuve en Corea como estudiante de intercambio y aprendí mucho de su cultura (viajé por el país e incluso dí clases de español a los estudiantes coreanos).
    Por incluir algo, diría que la barrera del idiomas es muy grande, a pesar de la influencia americana. Fuera del ámbito académico o del empresarial (a un alto nivel), es difícil interactuar con los coreanos. Ahora bien, se sentirán profundamente interesados en ti si eres capaz de hablar su lengua.

    Un saludo!
    Alberto
    alsurdecorea.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: