En mi libro Pequeña Guía Para el Viaje de Negocios. Amplio más el tema de Corea Del Sur, Si te interesa, puedes conseguirlo aquí. Para conseguirlo en formato PDF, haz click aquí.

Líneas Groumet en Corea Del Sur

Hyundai (sí, el fabricante de automóviles) también regenta unos grandes almacenes (al estilo de un Harrods, o El Corte Inglés) en su país de origen, Corea del Sur.

Recientemente, dos directivos de la compañía visitaron España en busca de productos alimentarios, especialmente de la línea “groumet“. Y es que el producto español, aunque aún poco conocido, es bastante valorado en este país, y se espera que su conocimiento y aceptación vayan a más (se estima un 15% anual) por lo que hay bastante campo para que empresas españolas puedan tener éxito allí.

¿Quieres profundizar en comercio internacional? Conoce mis libros

Lo español interesa en el país

En general, “lo español” es tenido en cuenta en el país e interesa. Existen ya varios restaurantes españoles en Seúl e incluso en los supermercados tipo E-Mart (más modestos que los de Hyundai por supuesto) ya podemos ver alguna marca española presente, especialmente de las grandes (Carbonell y algunas más). Prácticamente, la presencia española en los supermercados surcoreanos se circunscribe a aceitunas, aceites, salsas y creo recordar que algún vino también. Como decía, son ahora las grandes marcas las que están abriendo camino y tras ellas, cuando el consumidor esté habituado, irán llegando otras más pequeñas.

Mi percepción personal es que hay sitio de sobra para casi cualquier producto típico de alimentación español. En general, los cárnicos (y el pescado, en menor medida) son de una calidad inferior a la de España. Aceites, salsas, aceitunas y el siempre socorrido vino. Como curiosidad, sabed que el tomate y el queso son caros y difíciles de encontrar, y no deben entrar en el esquema de consumo habitual de un surcoreano.

Poco más que añadir. Si estáis en el sector, pensad en Corea del Sur. Es posible que muchos tengáis un cierto desconocimiento del país, pero os puedo asegurar que merece la pena. Consumidores receptivos, de alto poder adquisitivo, y pocas trabas arancelarias en su relación con la UE. Aprovechad la oportunidad.